Por qué hacer una carrera en el monte nocturna? Esta es una nota sobretodo para los que están por debutar en este tipo de carreras y quieren descubrir una experiencia deportiva distinta. Tal vez estas líneas ayuden a animarse a los indecisos.

A la noche no vemos el paisaje. Suele estar más fresco. Aumenta el riesgo de tropezar. Debemos cargar con un aparato de iluminación. El riesgo de perdernos aumenta.

Incluso para la organización todo se complica: las medidas de seguridad son más elevadas para la máxima protección de los corredores, más voluntarios con linternas, se necesitan balizas reflectantes, puntos de hidratación y control iluminados.

Dónde está la atracción?

En las carreras largas, muy largas, vemos bien la diferencia: la transición del atardecer a la noche, o de la noche al amanecer. Y los dos son momentos únicos y disfrutables. Hay sensaciones muy tangibles: en el verano, la noche fresca es de agradecer, nos deshidratamos menos y el esfuerzo rinde más.

Pero hay otros valores menos tangibles: nos concentramos mejor, no nos distrae el medio, disfrutamos de los ruidos, estamos más atentos a las balizas luminosas y reflectantes, nos enfocamos totalmente en el rayo de luz de nuestra lámpara. Es emocionante y único ver en la subida de la montaña, todos los puntos luminosos de los otros corredores, la “serpiente de luz”, maravillará a todos la primera vez.

Y la parte psicológica: la noche obliga a ver sólo algunos pocos metros adelante, lo que elimina la depresión y el rechiflo que nos produce observar una gran cuesta adelante. Es ir a lo práctico en la carrera del “paso a paso”, no vemos nada más.

Entonces debemos plantearnos que la noche es una aliada, una amiga, el alivio de pasar del calor al fresco, de disfrutar de otros sentidos menos utilizados como el oído y el olfato, sentidos que en la naturaleza salvaje desaprovechamos en parte.

Sabemos que nuestra velocidad será menor que un día de gran visibilidad precaución.

Algunos apuntes sobre la iluminación un tanto obvios: sin duda se debe usar una luz frontal de “minero”, el “head lamp”, las manos libres nos permiten mejor equilibrio y, en su caso, usar bastones. Con una política ecológica se trata de usar pilas/baterías recargables. La luz bien potente, de más de 500 lumens reales, esto dependerá de la velocidad a la que deseemos ir o la complejidad técnica del terreno. El tiempo de duración de la batería es importante: que por lo menos duplique el tiempo de carrera y siempre llevar unas pilas de repuesto.

Mando un video reducido de un cross nocturno en El Pardo, en las sierras del centro de España. 12 kilómetros con 300 metros de desnivel. Con cierta peligrosidad por lo veloz de las bajadas. La película es de calidad mediocre, la GoPro no es muy práctica con poca luz, pero da una idea aproximada de la carrera, 10’ interesantes:

https://www.youtube.com/watch?v=ORvMvImn4FU

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *